A las puertas de París, el Nadal emperador

Por mayo 16, 2021 Sin comentarios

Tras 2h 49m, el revés de Novak Djokovic termina deshaciéndose hacia el pasillo y rindiéndose a la derecha de Rafael Nadal, que repetía y advertía el sábado: “¿Roland Garros? El trabajo está hecho, creo que estoy listo”. Lo está el balear, que resuelve a su favor una hermosa refriega, de poder a poder una vez más entre los dos (7-5, 1-6 y 6-3), y dieciséis años después de su primer cetro romano atrapa su décimo trofeo en el Foro Itálico para equilibrar el récord histórico en los Masters 1000, con 36 en ambos casilleros. El cara a cara entre uno y otro vuelve a comprimirse, 29-28 favorable a Nole, y el trazado del último mes habla a las caras: efectivamente, Nadal, incandescente cuando hace falta, está a punto para el gran desafío de París, donde aterrizará como indiscutible favorito.

Seguir leyendo

“EL PARTIDO DE HOY ES UN EXTRA”

Más allá del título, Nadal puso el énfasis en subrayar su progresión desde Montecarlo y su meritoria semana en Roma, donde superó todo tipo de escenarios y ha derrotado a diferentes perfiles de jugadores, peligrosos todos.
“Ganar siempre te da un extra, esa es la realidad, pero como dije ayer [por el sábado], antes de este partido el trabajo ya estaba hecho. A nivel de preparación había hecho lo que tenía que hacer, había pasado por un proceso lógico e ido hacia mejor. Evidentemente, el partido y la victoria de hoy son un extra y, aparte, me llevo un título muy importante que se añade a mi palmarés. Después, lo que pueda pasar en París, ya lo hablaremos porque faltan dos semanas”, manifestó.

“Antes de este torneo, mi temporada de tierra no era mala ni tampoco muy buena; con la victoria de aquí, mejora drásticamente. De cuatro torneos, he ganado dos, con una tendencia positiva, sin duda”, continuó; “¿Roland Garros? Ya se verá. Lo único que sé es que he ganado un partido importante ante un gran rival, y que he ganado uno de los torneos más importantes de nuestro deporte. Es mi décimo en Roma, y con eso me quedo. Ya lo dije el otro día: no puedo estar pensando en cuatro trofeos al año porque si no, uno puede acabar frustradísimo. El tenis va mucho más allá de los Grand Slams”.

Y cerró el balear, intentando desligar el hipotético efecto del éxito en Roma de lo que pueda suceder en París: “Yo vivo de mi día a día y de mi semana a semana. Lo que esto pueda significar, ya lo veremos. Evidentemente, de cara a Roland Garros es mejor llegar con este título bajo el brazo; lo he ganado con este título y sin él. Ahora bien, la perspectiva es mejor, sin duda”.