Nacional

‘AMLO tendrá un gobierno fuerte’

Por febrero 27, 2017 Sin comentarios

El empresario Alfonso Romo Garza vio a Andrés Manuel López Obrador como un negocio. Lo analizó como una empresa y se dio cuenta que su diagnóstico del país era certero, aunque las vías de solución no permitirían al enfermo llegar siquiera a la ambulancia.

“Revísalo”, le pidió López Obrador. Y ahora el hombre aficionado a los caballos -quien inició como pastelero, pasó por los seguros y creó el concepto de los Oxxo- es el coordinador de su proyecto de nación 2018-2024.

Romo se ha embarcado antes en otras aventuras políticas. Pero en esta cifra ahora su apuesta. Anticipa que López Obrador va a encabezar un gobierno fuerte, pero no autoritario. “¿Qué queremos, un hombre fuerte o un hombre débil? No se va a dejar”, dice. En entrevista, Romo Garza admite que es amigo del expresidente Carlos Salinas, pero responde que es un mito que él sea el jefe de la mafia, como afirma el presidente nacional de Morena

“Andrés Manuel no es tan horroroso; en su esencia es honesto”, describe.

“Yo lo conocí en 2011. Me invitó Dante Delgado a conocerlo. Comí con él en su casa. [Fue] muy amable, conocí a su esposa, su familia y me causó una extraordinaria impresión. Al final de la plática me dijo: ‘¿Y por qué no me ayudas a revisar el plan de nación?’. Le contesté que su diagnóstico se me hace perfecto, pero muchas de las medicinas que quiere aplicar no van a sacar adelante al país. En pocas palabras, el enfermo no va a llegar ni siquiera a la ambulancia”, dice el empresario.

Recuerda cómo justificó el tabasqueño el plantón de Reforma en 2006: “La gente estaba tan incandescente, tan enojada por todo el proceso del desafuero que no me puedo echar a cuestas una gota de sangre, no lo puedo aceptar. Puse carpas, con todo lo que eso costó, pero aquí estamos”, detalla Romo que más o menos le explicó.

“Salí de esa reunión muy impresionado. Encontré a un líder social profundamente conocedor de México, muy enamorado de los Méxicos, muy culto y muy preparado. Fue una gran sorpresa”, relata.

A su equipo, Romo le pidió analizar a Andrés Manuel López Obrador “como si fuéramos a comprar un negocio: vamos a ver cómo gobernó, qué pasó con el presupuesto, qué pasó con la deuda, índices de robo a las casas, de autos, asaltos a mano armada y secuestros. También cómo ejerció el Estado de derecho.

Hicimos lo mismo con Marcelo Ebrard y con el presidente Enrique Peña Nieto. Tratamos de hacer un análisis de Manlio Fabio Beltrones, por quien tengo un gran respeto, pero no encontramos tanta información”.

→ ¿Y la marchota de 2004 contra la inseguridad?

Pero los índices iban abajo, creo que la marcha era de muy buena intención, pero ahí con tanto ataque no se sabe cuánto es ataque amigo y cuándo es ataque enemigo. Puede haber muchos errores, digo, en esta Ciudad de México hay que ver el bosque, no los árboles. Lo que rodea a Andrés es la congruencia, puedes estar de acuerdo con él o no, pero hay congruencia. No hay mentiras, es derecho, te dice lo que piensa y oye, cuando dicen es terco, yo también soy terco, pero cuando hay datos duros, yo no veo eso, por eso es que estoy con Andrés Manuel López Obrador.

→ ¿En qué no está de acuerdo con López Obrador?

Son más bien matices en los que no estamos de acuerdo, pero no son un problema para sacar adelante al país. El caso más sensible siempre sale a relucir: la Reforma Energética. En los contratos, por ejemplo. Otro tema es la Reforma Educativa.

→ ¿Cuál es la estrategia para convencer al empresariado? Él se ha cansado de decir que hay una mafia del poder y enlista empresarios.

Yo no estuve en 2006, pero de 2011, 2012 para acá, hay un cambio brutal en la percepción de Andrés Manuel López Obrador. Si antes 80 % de los empresarios decía “qué horror”, hoy yo creo que sólo es 20 % al que todavía no convencemos. Hemos sido claros en decir: ‘Cuando Andrés Manuel gobernó, ¿qué les hizo? ¿Le subió el precio a las Lomas de Chapultepec y se lo bajó a Xochimilco? ¿Subió el predial a la clase socioeconómica más alta? ¿Cuál es la evidencia? Él está en contra de la riqueza malhabida, de los contratos especiales como indica, pero 98 % de los empresarios que trabajamos por el bien del país no tiene conflicto.

Ahora necesitamos sembrar confianza para que todo mundo se atreva a invertir y esa es una de las labores.

→ ¿Qué otros empresarios han cambiado su visión respecto a Andrés Manuel López Obrador?

Muchos, sin caer en nombres porque muchos de ellos son más discretos. Hoy mi chamba es mucho más fácil que en 2012.

→ ¿Andrés Manuel López Obrador ya no es o nunca fue un peligro para México?

Por supuesto que no. Nunca lo fue porque en el Gobierno del Distrito Federal, ¿que hizo de peligro? Nada, fue toda una campaña que debería ganar el premio Nobel de creatividad.

→ ¿Por qué votar por AMLO?

No hay otro que conozca todos los Méxicos, que tenga la ascendencia, liderazgo y autoridad moral.