Internacional

Asegura Malasia que norcoreanos solicitados se refugian en la embajada

Por marzo 7, 2017 Sin comentarios

El inspector general de la Policía, Khalid Abu Bakar, señaló hoy que los tres norcoreanos solicitados para la investigación de la muerte en Kuala Lumpur del hermano del líder de Corea del Norte se refugian dentro de su embajada.

Sin embargo, la legación diplomática de Pyongyang no está colaborando con las pesquisas, apuntó el oficial en una rueda de prensa.

“No vamos a hacer una redada en la embajada. Esperaremos a que salgan. Tenemos tiempo”, señaló Bakar.

La investigación malasia señala que Kim Jong-nam murió el 13 de febrero tras ser asaltado en el aeropuerto de Kuala Lumpur por dos mujeres que le frotaron la cara con el agente nervioso VX.

Hasta el momento, las autoridades malasias han detenido e imputado por asesinato a las dos mujeres, una indonesia y una vietnamita.

También detuvieron a un químico norcoreano que fue liberado sin cargos y deportado a su país el viernes.

Además, reclaman a cuatro norcoreanos que huyeron del país el mismo día del crimen acusados de planear la acción y reclutar a las dos mujeres, y a un empleado de la aerolínea estatal norcoreana Koryo.

Las autoridades malasias igualmente han pedido entrevistar al segundo secretario de la embajada norcoreana, que goza de inmunidad diplomática, quien fue visto junto al empleado de Koryo despidiendo en el aeropuerto a los cuatro sospechosos.

Otro ciudadano de Corea del Norte, identificado solo como James y de quien no se ha clarificado su posible participación en el crimen, también es solicitado por las autoridades.

Pyongyang, por su parte, sostiene que la muerte fue causada por un ataque cardíaco y acusó a las autoridades malasias de conspirar junto a Estados Unidos y Corea del Sur.

Las críticas a la investigación conllevaron a la expulsión del embajador de Corea del Norte en Kuala Lumpur, Kang Chol, que dejó ayer el país no sin antes volver reincidir en su versión de que la actuación local es “parcial”.

En respuesta a la partida de Kang Chol, el régimen Juché declaró “persona non grata” al embajador malasio en Corea del Norte, Mohamad Nizan, quien ya se encontraba en Kuala Lumpur desde el 22 de febrero después de que fuera llamado a consulta tras la crisis diplomática abierta a raíz de la muerte de Kim Jong-nam.