Nacional

‘Bad hombres’ hallan escondite en México

Por marzo 10, 2017 Sin comentarios

Homicidio, tráfico de drogas o violación de menores. Estos son algunos de los delitos cometidos por 23 personas nacidas en Estados Unidos que huyeron de la justicia en alguno de los 50 estados de la Unión Americana y que podrían estar escondidas en México, de acuerdo con los registros oficiales del Buró Federal de Investigaciones de EU (FBI).

El FBI cuenta con un listado de 246 fugitivos de todas las nacionalidades. Los crímenes por los que son buscados van desde agresiones contra niños, asesinato y tráfico de personas hasta delitos de cuello blanco. La agencia de seguridad tiene identificado que 10 % de estos delincuentes tiene altas probabilidades de estar en territorio mexicano. En 10 de las fichas de estos “bad hombres” incluso se ofrecen recompensas que van desde los cinco hasta los 20 mil dólares por cualquier información que ayude a su captura.

California es donde se cometió la mayoría de estos delitos. En este estado se tiene el registro de ocho fugitivos. Sus crímenes fueron homicidio, ataque sexual y conducta sexual delictiva con un menor.

Uno de los casos más graves fue el de Steven Eugene Clifford, acusado de violar a 11 de sus pacientes, incluyendo una menor de edad, entre 1998 y 2001, cuando ejercía como cirujano plástico. Las autoridades estadounidenses tienen identificado que inicialmente huyó hacia Baja California, México. El gobierno de EU ofrece una recompensa de 10 mil dólares por cualquier información.

Otro de los presuntos delincuentes que se cree pudo buscar refugio en México es Jacob Maldonado, de Chicago, Illinois, quien al parecer está involucrado en el homicidio de un hombre en mayo de 2000. El FBI asume podría estar en Puerto Vallarta, México. Las autoridades ofrecen cinco mil dólares por cualquier dato sobre su paradero.

Glen Stewart Godwin es el otro de los “bad hombres” de esta lista. De 66 años, se le busca por un homicidio cometido en Guadalajara y otro en California, así como dos fugas de penales, uno en cada lado de la frontera.

El FBI ofrece 20 mil dólares por cualquier pista que lleve a su localización.