Internacional

Buscan a tunecino por ataque

Por diciembre 22, 2016 Sin comentarios

El tunecino que es buscado ahora en toda Europa tiene seis alias, tres nacionalidades y vínculos con la misma rama de extremismo islámico que ha sumado al menos 6 mil de sus compatriotas a redes yihadistas.

Anis Amri, quien cumple 24 años hoy jueves, es parte de un grupo de tunecinos yihadistas que según el grupo Estado Islámico pertenecen a su organización. Uno de ellos es el hombre que mató a 86 personas que festejaban en el Día de la Bastilla en julio en la ciudad de Niza, en el sur de Francia, y otro es aquel que mató a balazos a decenas de turistas en una playa en Túnez.

Al menos 6 mil tunecinos han abandonado su país para unirse a extremistas del grupo Estado Islámico, formando el grupo nacional más grande de combatientes extranjeros para el EI. Muchos entrenan en campamentos del grupo en la vecina Libia. Otros se dirigieron a Siria e Irak.

Aún no se sabe si Amri tiene vínculos directos con el grupo Estado Islámico, pero éste se atribuyó la responsabilidad del ataque con un camión perpetrado la noche del lunes en un mercado navideño de Berlín en el que murieron 12 personas y 48 resultaron heridas.

Fue encontrada la cartera de Amri en la cabina del camión, y autoridades alemanas emitieron el miércoles una orden de aprehensión en su contra y proporcionaron una lista de tres nacionalidades diferentes y seis nombres, así como fechas de nacimiento diferentes que presuntamente proporcionó.

Su fecha de nacimiento oficial está en la orden de aprehensión como el 22 de diciembre de 1992.

En un par de fotografías aparece con barba escasa y sin bigote.

La policía antiterrorista tunecina interrogó ayer miércoles a familiares de Amri en el poblado de Oueslatia, en el centro de Túnez, dijo el vocero Sofiane Selliti, quien no señaló cuántos miembros de la familia estuvieron presentes.

El padre de Amri dijo a la estación de radio Mosaique FM, de Túnez, que su hijo salió del país hace aproximadamente siete años, pasó cuatro años en una prisión de Italia después de que fue acusado en relación al incendio en una escuela allá, y se mudó a Alemania hace más de un año. Agregó que no tenía contacto con su hijo, aunque sí los hermanos de Amri.

Mosaique FM informó que funcionarios de seguridad dijeron que Amri había sido sentenciado en ausencia en Túnez a cinco años de prisión por robo agravado con violencia; no se proporcionaron fechas.

La familia del sospechoso vive en la pobreza y sus padres están divorciados, según la radiodifusora Mosaique FM.

100 MIL

euros de recompensa ofrecen por Anis Amri.

Merkel está bajo presión

El atentado contra el mercadillo navideño de Berlín ha reavivado en Alemania el controvertido debate sobre la crisis de los refugiados y su gestión por parte de la canciller Ángela Merkel, de nuevo presionada por sus socios bávaros y la derecha radical, que la responsabiliza sin pudor de la tragedia.

“Llevamos años pronosticándolo. Han dejado entrar a cientos de miles de refugiados sin control. Es la desintegración de Alemania”, clamaba ayer el político ultraderechista Björn Höcke ante una pancarta con la frase “Merkel muss weg” -“Merkel debe irse”- junto a la sede de Cancillería. Höcke, líder en el “Land” de Turingia de Alternativa para Alemania (AfD) y representante de su ala más dura, había convocado una concentración de protesta a cien metros del edificio, a modo de ceremonia de duelo por los doce muertos del atentado.

“Exigimos que se expulse a los delincuentes y terroristas llegados aquí al amparo de Merkel”, proseguía el representante de la derecha radical, en medio de un fuerte despliegue mediático y un par de seguidores asistentes a su convocatoria.

Para Höcke y el vicepresidente del partido, Alexander Gauland, asimismo presente en la concentración, el oficio interconfesional celebrado ayer en la Gedächtniskirche, al que asistió la plana mayor de la política alemana, fue “una farsa”.