Uncategorized

Cabalgan por gesta de matamorenses

Por marzo 21, 2017 Sin comentarios

Con la participación de más de 300 jinetes el día de ayer se llevó a cabo La Cabalgata en el municipio de Matamoros, para rememorar el paso de Benito Juárez por este municipio para resguardar los Archivos de la Nación, los cuales fueron depositados en la Cueva del Tabaco.

Con éste son ya 14 años consecutivos que se organiza dicha Cabalgata en la que participan jinetes de Coahuila, Durango, Zacatecas, Nuevo León y Chihuahua. También hay personas orginarias de Matamoros, pero viven en varias ciudades de la Unión Americana y que expresamente llegan para participar en La Cabalgata.

Este evento es organizado por Jesús Medina Cervantes y Armando Flores y el primer año eran 50 jinetes los que empezaron con esta tradición y dijeron que la idea nació al participar en un evento en la que se sumaron 13 mil cabalgantes de los estados de Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León y luego pensaron en organizar un evento similar que le diera identidad a Matamoros.

Y así fue consultaron los pasajes históricos cuando Benito Juárez llegó al rancho El Gatuño, hoy Congregación Hidalgo y emulando la gesta heroica de los habitantes del Gatuño que a costa de su vida ayudaron al Benemérito de las Américas a esconder los Archivos de la Nación para protegerse de la invasión francesa.

La cabalgata cuyo trayecto es de aproximadamente 25 kilómetros partió de la entrada de Matamoros, recorrió algunas calles de la ciudad, luego enfiló por la carretera a Saltillo hasta llegar al ejido Congregación Hidalgo, donde se organiza una comida, para luego retomar el camino hasta llegar a la Cueva del Tabaco, en donde pernoctan una noche. El día 21 de marzo las autoridades municipales organizan un acto cívico, en la que participa el contingente y al terminar la caravana se dirige al ejido Benito Juárez en donde se celebra una verbena popular.

Para solventar algunos gastos que genera este evento la inscripción tiene un costo de 250 pesos y a cada participante se le entrega una playera, pero además se ofrece la comida y el derecho a participan en la rifa de 8 monturas.

“Esta es una fiesta que ya se ha vuelto una tradición, nosotros empezamos, pero las nuevas generaciones continuarán con esto de los caballos”, dijo Jesús Medina.