Nacional

Cine, educar la mirada

Por marzo 8, 2017 Sin comentarios

Unos niños de una escuela primaria de la Comarca Lagunera conviven cordialmente con hijos de migrantes centroamericanos, que en su camino para alcanzar el sueño americano pasan por acá. En el aula comparten el espacio y el tiempo, aprenden juntos unos de otros, juegan, ríen.

Esto no sucede realmente. Los migrantes están en los cruceros pidiendo alguna moneda, nosotros desde el interior del automóvil los miramos condescendientemente. Pero podría suceder. Estamos tan encerrados en nosotros mismos que siempre creemos que nuestra realidad es la única que hay. La Muestra Internacional del Cine que la Cineteca Nacional promueve desde hace muchos años puede aportar, y lo ha hecho, para expandir nuestros horizontes y reconocer que el mundo es mucho más ancho, largo, profundo de lo que hubiéramos nunca imaginado.

“La cultura tiene el poder de construir comunidades más justas”, dice Katherine Watson, directora de la Fundación Europea de la Cultura. La cultura en general, el cine por supuesto. “Como espectadores descubrimos que en la pantalla se cuentan historias tan parecidas a las nuestras que nos hacen emocionarnos e identificarnos, reír y llorar, pensar y soñar.” Habla ahora Luis García Orso, mi maestro de siempre, quien ha dedicado la vida a seguir ese otro cine que más allá de hacernos pasar un buen rato, nos invita a reconocernos como seres humanos.

La Cineteca Mexicana ha seleccionado este año 14 películas que han logrado reconocimiento en importantes festivales como Cannes, Venecia, Berlín.

“Café Society” de Woody Allen es emblema en esta selección. Podremos ver “El matrimonio Loving”, de Jeff Nichols, que como fue dicho, ausculta a la sociedad estadounidense que un día se cansó de intentar vivir en los márgenes del discurso políticamente correcto y cínicamente decidió mostrar su veta racista. No se puede perder el documental “Tempestad”, de Tania Huezo, que con su privilegiada mirada femenina nos lleva a acompañar a dos víctimas del crimen organizado en un recorrido en camión desde Matamoros hasta Tulum. Hay otras once historias que le esperan, busque la cartelera y haga su selección.

Muchos creen que el cine es sólo para divertirse. Cada vez más, otros también pensamos que el cine puede ayudar a reconocernos a nosotros mismos perfectamente insertos en unas coordenadas temporales e históricas bien concretas y determinadas, y desde ahí, salir al encuentro del otro para avanzar, juntos, en la construcción de un mundo mejor para todos. No se pierda la oportunidad de mirar más allá.