Nacional

Denuncian extorsión del SAT en aduanas

Por marzo 17, 2017 Sin comentarios

Los importadores en las aduanas de Tamaulipas tienen que enfrentar extorsiones no sólo del crimen organizado sino también del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Importadores señalan que las autoridades aduaneras los han extorsionado.

El relato de dos empresas que cruzan mercancías, a través de la aduana de Reynosa, asegura que funcionarios del SAT han pedido entre 500 y mil 500 dólares para dejar pasar los productos.

Leticia Hervert, directora de Comercializadora Lar Logística Total, relató que en diciembre de 2016 intentó ingresar al país una retroexcavadora Caterpillar con el número de despacho aduanero 1630 3167-6004609 de clave A1.

Después de revisar física y documentalmente la mercancía, el funcionario del SAT informó, sin dar explicaciones, que se haría una ampliación del reconocimiento aduanero y la mercancía quedó resguardada.

“A mi tramitador de la agencia aduanal en la plataforma le dijeron que se debía una cuota de 700 dólares por maquinaria, independientemente de la cuota que afuera te cobran los mañosos”, contó Hervert, quien también es expresidenta del Instituto Mexicano de Contadores Públicos.

Añadió que Moisés Fernández, jefe de plataforma y Alejandro García, subadministrador de operación de la aduana de Reynosa, conocen los pagos que se exigen.

Tras negarse a pagar, Hervert aseguró que los funcionarios afirmaron que el importador estaba ilocalizable y por lo tanto se trataba de contrabando. Actualmente, Hervert mantiene dos juicios de amparo por estos actos y su mercancía sigue retenida en la aduana.

Otra empresa que importó fundas para celular en Reynosa vivió un caso similar con un pedimento valuado en 36 mil dólares, el pasado 4 de marzo.

Ayer se publicó que con elementos infiltrados en las aduanas, los cárteles se han apoderado en las últimas semanas de equipo a importar o fabricando “aseguramientos” presuntamente para revisar las unidades, en especial lanchas, autos, cuatrimotos, tractores y retroexcavadoras.

A pesar de la gravedad del caso, la Caaarem omitió opinar sobre la situación en las aduanas.