Internacional

Donald Trump no consigue artistas para su investidura

Por diciembre 26, 2016 Sin comentarios

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, no consigue artistas para su investidura pese a su pasado de televisivo y su gusto por convertir todo en un espectáculo.

A menos de un mes para la ceremonia, el equipo de Trump no ha conseguido ningún cantante de renombre y acumula decenas de rechazos de artistas como Andrea Bocelli, Elton John y Céline Dion.

El magnate, habitual durante décadas en los círculos del famoseo, sólo ha logrado confirmar la participación de la popular compañía de baile “The Rockettes”, del coro mormón “Tabernacle” y de Jackie Evancho, una adolescente que se hizo famosa al quedar segunda en el concurso televisivo “America’s Got Talent”.

Su pasado como presentador del programa de telerrealidad “The Apprentice” y de su posterior variación “The Celebrity Apprentice” no parece por el momento estar ayudándole en absoluto.

El paupérrimo cartel, a falta de nuevas incorporaciones, contrasta con el que tuvo Obama en su investidura de 2009, cuando estrellas como Beyoncé, Jay Z, Mariah Carey, Alicia Keys, Mary J.

Blige, y Stevie Wonder no sólo cantaron en su honor sino que le expresaron su apoyo con entusiasmo.

Dos días antes, además, se organizó un gran concierto frente al Lincoln Memorial en honor de Obama en el que participaron Bruce Springsteen, Mary J. Blige, Jon Bon Jovi, James Taylor, Garth Brooks, John Legend, John Mellencamp, Josh Groban, U2, Usher, Stevie Wonder, Shakira, y Beyoncé.

El contraste entre las investiduras de Obama y Trump recuerda al que hubo entre las convenciones políticas y las campañas de Hillary Clinton y el magnate. Con Clinton se volcaron estrellas mundiales como Madonna, Kate Perry, Beyoncé y Lady Gaga, mientras que Trump tuvo que recurrir a su familia y a algún famoso de segunda fila como el modelo Antonio Sabàto. Durante la campaña, y fiel a su estilo desafiante, el magnate criticó a los artistas que apoyaban a Clinton y aseguró no necesitarles.

El mismo mensaje repitió este jueves en su cuenta de Twitter, el medio que utiliza para lanzar sus siempre controvertidos mensajes.

Archivo

Renuncia antes de llegar

Jason Miller, designado por el presidente electo Donald Trump como su director de Comunicaciones, renunció al cargo por razones familiares, reportaron ayer medios locales de prensa.

“Después de pasar la semana pasada con mi familia (…) está claro que ellos necesitan ser mi prioridad en este momento y este no es el momento adecuado para iniciar un nuevo trabajo tan exigente como director de comunicaciones de la Casa Blanca”, indicó Miller.

“Espero seguir apoyando al presidente electo desde fuera, después de que concluya mi trabajo en la transición”, añadió Miller, en un comunicado divulgado este fin de semana, en el que destacó que él y su esposa están esperando la llegada de su segunda hija en enero. El pasado jueves, Trump anunció a su equipo de comunicación, el cual estaría encabezado por Sean Spicer como secretario de prensa de la Casa Blanca y asistente presidencial, mientras que Miller fungiría como director de Comunicaciones.

Miller se unió a la campaña de Trump en junio pasado como asesor de comunicaciones. Antes, trabajó para la campaña presidencial del senador por Texas, Ted Cruz.