Internacional

EI se atribuye ataque en Berlín

Por diciembre 21, 2016 Sin comentarios

El grupo Estado Islámico se atribuyó ayer martes la responsabilidad del ataque con un camión que arrolló a una multitud en un atestado mercado navideño en Berlín, que según las autoridades alemanas tiene justo el modo de operar de la organización extremista: causar un número grande de víctimas fatales seleccionando un objetivo vulnerable cargado de significado simbólico.

El ataque perpetrado la noche del lunes en el popular mercado cerca de la Iglesia Conmemorativa del Emperador Guillermo, en el corazón de Berlín, dejó 12 personas muertas y 48 heridas; se trata del primer ataque con varias víctimas fatales en suelo alemán por parte de extremistas islámicos.

Fuerzas de seguridad de Alemania seguían a la caza del perpetrador después de que liberaron por falta de evidencia a un hombre que estaba bajo custodia.

Al atribuirse el atentado a través de su agencia de noticias Amaq, el grupo Estado Islámico describió al hombre que fue visto huyendo del camión como “un soldado del Estado Islámico” que “realizó el ataque en respuesta al llamado a tener como blanco a ciudadanos de la coalición cruzada”.

Alemania no está involucrada en operaciones contra el grupo Estado Islámico, pero tiene aviones Tornado y un avión de reabastecimiento de combustible estacionados en Turquía para apoyar a los jets de la coalición que combaten a los extremistas en Siria, así como una fragata que protege a un portaaviones francés en el Mediterráneo, entre otros activos.

La atribución de responsabilidad ocurrió poco después que fiscales alemanes dijeron que habían dejado en libertad a un hombre que fue detenido cerca del lugar del ataque, quien era inicialmente sospechoso de conducir el camión.

El hombre, un ciudadano paquistaní que llegó a Alemania el año pasado, fue arrestado con base en una descripción de testigos sobre la persona que bajó del camión y huyó después del ataque.

Aun antes de su liberación, las autoridades habían manifestado dudas de que se tratara del atacante.

“Quizá aún tenemos a un criminal peligroso allá afuera”, advirtió el jefe de policía de Berlín Klaus Kandt, cuya oficina instó a la gente a estar “particularmente vigilante” y a reportar “movimientos sospechosos” a una línea telefónica especial.

Aunque Alemania no había registrado ningún ataque con varias víctimas por parte de extremistas islámicos antes del lunes, los intentos y ataques recientes en las vecinas Francia y Bélgica habían ocasionado que muchos sintieran que era inevitable.

“Todos nosotros hemos estado preparados respecto a que algo como esto podría ocurrir, así que no estamos sorprendidos”, dijo el estudiante de Economía, Maximilian Much.

El berlinés de 24 años dijo que el ataque le afectó directamente porque ha visitado con frecuencia el mercado navideño con su novia, pero agregó que no permitiría dejarse llevar por la emoción.

“No voy a cambiar ahora mi estilo de vida”, señaló. “Las probabilidades de que muera en un accidente de automóvil o bicicleta son mayores”.

Peter Frank, principal procurador de justicia de Alemania, dijo a reporteros que el ataque en el popular mercado hacía recordar el realizado con un camión en Niza en julio, y que quien lo llevó a cabo parecía seguir instrucciones publicadas por el grupo Estado Islámico.

“Existe también el blanco prominente y simbólico de un mercado navideño, y el modus operandi que al menos se asemeja a llamados previos de organizaciones terroristas yihadistas”, agregó Frank.

En Washington, el vocero del Departamento de Estado John Kirby dijo que el ataque “lleva la marca distintiva de ataques terroristas previos”, pero agregó que los funcionarios estadounidenses no tenían información suficiente para respaldar la atribución de responsabilidad manifestada por el grupo Estado Islámico. “No existe evidencia directa de una relación o un vínculo a una organización terrorista”, indicó.

EFE

EFE

EFE

EFE

Mercadillos cerrados

Berlín vivió ayer conmocionada las horas posteriores al ataque terrorista en el que un camión arrolló a decenas de personas en un mercadillo y mató a doce, a cinco días de Nochebuena.

La capital alemana amaneció así ayer martes con sus puestos navideños cerrados, con las banderas a media asta, mucha policía y numerosas ofrendas florales en memoria de los fallecidos, de los que ya se han identificado a seis alemanes.

También hay un total de 25 heridos que permanecen ingresados, 14 de ellos muy graves, de los casi 50 que fueron trasladados a hospitales tras el ataque.

Con flores, velas y misivas, centenares de personas, incluida la canciller, Ángela Merkel, desfilaron a lo largo de una jornada de duelo por la Gedächtniskirche, iglesia emblemática de Berlín occidental bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial en torno a la que se extiende el mercadillo de navidad atacado.

En ese templo se organizó por la tarde un servicio ecuménico en recuerdo de las víctimas al que asistió el Gobierno en pleno, mientras en el antiguo sector oriental de la ciudad la Puerta de Brandeburgo se iluminaba con los colores de las banderas de Alemania y de Berlín.

“¿Por qué?”, preguntaba un cartel situado junto al mercado escenario de la tragedia; otro, a escasos metros de donde quedó varado el camión, rezaba “#Yosoyberlinés”; y un tercero, colgado de un puesto navideño de madera cerrado, decía “Tocado el corazón de Berlín”.

Muchas personas entraron en el templo para dejar por escrito sus pensamientos en un libro de condolencias que inauguró, a media mañana, el alcalde-gobernador de Berlín, Michael Müller.