Internacional

Empañan escándalos elecciones francesas

Por marzo 27, 2017 Sin comentarios

Francia nunca había vivido un período electoral con tan poco debate de ideas.

A menos de un mes de la primera vuelta de los comicios presidenciales del próximo 23 de abril, la campaña está atrapada en el fango de los escándalos.

Desde que el pasado 25 de enero un artículo de la prensa gala denunció el uso abusivo que habría hecho el candidato de la derecha conservadora, Francois Fillon, de su partida parlamentaria, y que la justicia abrió una investigación en su contra, la campaña avanza a base de revelaciones, sospechas y citas con los tribunales.

La situación genera críticas y decepción entre una mayoría de los franceses (más del 80 por ciento, según la encuestadora Harris), y siembra dudas en muchos en relación a su voto. “Esta campaña, viciada por el escándalo Fillon, tarda en abordar los proyectos sobre el fondo y deja a los franceses mucho más perplejos, desconcertados y dubitativos que anteriores campañas presidenciales”, destaca un estudio de la Fundación Jean Jaures, un think thank de estudios políticos.

No obstante, un informe de la Fundación de la Innovación Política (Fondapol), muestra que más de dos terceras partes de los franceses están interesados en la campaña presidencial. “Me interesa la campaña, pero se habla más de los escándalos que de los programas; debería de haber más fondo”, comentó Julian Bohr, estudiante en comunicación en la Universidad de Lorraine.

No obstante, la secuencia de los escándalos parece inagotable. En el caso de Fillon, no hay semana sin una revelación extraordinaria, desde el pago de importantes sumas a su esposa e hijos que empleó varios años como asistentes parlamentarios hasta el regalo de elegantes y costosos trajes que recibió de un rico empresario. Además del conservador, la candidata de la extrema derecha, Marine Le Pen, y el candidato socialdemócrata, Emmanuel Macron, se han visto envueltos en asuntos que están bajo investigación judicial.

Los escándalos también han golpeado al propio presidente François Hollande. Un libro publicado a finales de marzo, “Bienvenue Place Beaveau”, escrito por tres periodistas, teoriza que Hollande utiliza los servicios del Estado para investigar a miembros de la Oposición, pero también a rivales en el seno de su propio partido, como su exprimer ministro, Manuel Valls.

Bajo la lupa

El escándalo de François Fillon:

⇒ Puso de relieve el uso de las partidas parlamentarias.

⇒ Las sumas elevadas que Fillon pagó a su familia, en especial a su esposa, que empleó como asistente durante 8 años, indignaron a muchos franceses, pero éstas no eran ilegales.