Nacional

Enciende alertas atención a víctimas

Por diciembre 1, 2016 Sin comentarios

La renuncia de Susana Pedroza a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) prendió alertas entre organizaciones civiles sobre la eficacia y legitimidad en la operación del organismo.

La investigadora de la UNAM anunció ayer en Twitter su salida, por lo que la CEAV contará sólo con dos comisionados – Adrián Franco y Julio Hernández-, de los siete elegidos hace tres años, cuando fue creada. “Estimado señor Presidente @EPN Por este medio, presento renuncia al cargo de comisionada de la @CEAVmex con carácter irrevocable. Gracias”, escribió la especialista en derechos humanos.

Silvano Cantú, quien fue director de vinculación de la CEAV y renunció el año pasado, advirtió que el Pleno no podrá sesionar con sólo dos comisionados y, por lo mismo, no podrá reaccionar si ocurre alguna tragedia como la de Ayotzinapa.

“Se podrá debatir jurídicamente, pero mi interpretación es que la renuncia de Pedroza disuelve el Pleno, o al menos políticamente se pone en duda la legitimidad en la toma de decisiones que se pudieran dar, pues ya no hay contrapesos”, advirtió.

Para Juan Carlos Gutiérrez, de la organización I(dh)eas, la salida de Susana Pedroza demuestra el deterioro institucional en el que se encuentra la Comisión de Víctimas. “Se requiere una evaluación de estos últimos tres años. Las organizaciones de la sociedad civil hemos exigido un proceso que permita evaluar a los actuales comisionados y establecer las fallas estructurales”, comentó.

Y es que la renuncia de Pedroza se da en medio de reproches de organizaciones civiles por la lentitud con la que se han ejercido los más de mil 500 millones de pesos del Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral. Hasta septiembre, sólo se han dispuesto de 111 millones de pesos.

Estas críticas impulsaron una reforma a la Ley General de Víctimas, que ya fue enviada por el Senado a la Cámara de Diputados.

En ella se contempla que desaparezcan los comisionados y quede sólo el presidente de la CEAV, cargo que, a pesar del rechazo de organizaciones civiles, sería designado por única ocasión directamente por el titular del Poder Ejecutivo para un periodo de tres años, luego de los cuales el Senado lo elegirá de entre una terna de candidatos.

Isabel Miranda de Wallace, de Alto al Secuestro, consideró que la situación que enfrenta la CEAV demuestra que las pugnas internas nunca permitieron consolidar a este organismo de atención a víctimas.

‘Renuncié por dignidad’

Susana Pedroza aseguró que su renuncia a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) se debió a factores externos a la labor que desempeñaba.

“La causa de mi renuncia se debe a tres servidores públicos externos a la institución, en donde no puedo permitir, por mis principios y valores, que se afecte mi dignidad humana”, comentó en entrevista.

“Y mi dignidad humana tiene que ver con que no se ha respetado a la institución, ni a las propias víctimas, ni a los tres comisionados que quedamos”.

Estos tres funcionarios, dijo, son dos senadoras, cuyos nombres no quiso dar, y al Subsecretario de Derechos Humanos de Segob, Roberto Campa.

“Se les hizo muchas veces el señalamiento de que (la nueva Ley General de Víctimas) contenía normas inconstitucionales. Me parece una reforma que se hizo en lo oscurito, no se respetaron los derechos fundamentales ni de las víctimas ni de los comisionados”, agregó.