Internacional

Ineficiente investigación en caso Berta Cáceres: Amnistía Internacional

Por febrero 28, 2017 Sin comentarios

El organismo de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI) denunció hoy la falta de una investigación efectiva para encontrar a los responsables del asesinato brutal de la activista del medio ambiente hondureña Berta Cáceres.

En un comunicado, el organismo lamentó que la falta de resultados en la investigación sobre el asesinato de Cáceres, ocurrido hace un año en Honduras, envía “un aterrador mensaje a los cientos de personas que se atreven a hablar en contra de los poderosos”.

“El trágico asesinato de Berta ilustra el lamentable estado de los derechos humanos en Honduras. El mensaje es claro: si su trabajo de derechos humanos perturba a quienes tienen poder, serán asesinados”, explicó Erika Guevara-Rosas, directora para América de Amnistía Internacional.

El organismo indicó que la “escandalosa investigación” no ha identificado a los responsables del asesinato de Cáceres, además de que el gobierno hondureño carece de un mecanismo eficaz para proteger a los testigos y otros defensores de derechos humanos.

Estas carencias y falta de resultados “muestra la falta de interés de las autoridades hondureñas en asegurar la justicia”, destacó el organismo.

“Cada día que pasa sin que se haga justicia, acerca a los activistas ambientalistas hondureños a un paso más de un trágico final. Fracasar en protegerlos es no proteger los recursos naturales de los que depende cada uno para su supervivencia”, consideró Guevara-Rosas.

Cáceres, líder y cofundadora del Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), fue asesinada el 2 de marzo de 2016 en su domicilio en la localidad de La Esperanza, en la provincia de Intibucá, al oeste de Honduras.

Durante años, Cáceres había organizado campañas contra la construcción de la presa de Agua Zarca debido a la amenaza que representaba para el pueblo indígena lenca.

Desde su brutal asesinato, varios otros activistas hondureños del medio ambiente y de los derechos humanos, incluyendo otros de COPINH, han sido acosados y amenazados.