Internacional

Interrogan por cuarta vez a Netanyahu por presunta corrupción

Por marzo 7, 2017 Sin comentarios

La Policía israelí interrogó hoy por cuarta vez al primer ministro, Benjamín Netanyahu, por dos expedientes en los que es sospechoso de corrupción y tráfico de influencias, informó hoy la policía.

Los agentes llegaron a la residencia del primer ministro a media tarde para el que es el cuarto interrogatorio de los últimos meses -el tercero fue a finales de enero-, dentro de las pesquisas de los llamados “Caso 1000” y “Caso 2000”.

El primero está relacionado con los caros regalos de un empresario al primer ministro y a su mujer, Sarah, a cambio de posibles favores, y el segundo con una polémica conversación con el propietario del diario de mayor tirada, el “Yediot Aharonot”.

La Policía no ha difundido información alguna sobre el contenido del interrogatorio de hoy si bien su jefe, Roni Alsheij, dijo horas antes en un acto público: “Terminaremos pronto, estamos en las últimas fases”.

“Dejadnos trabajar. Haremos nuestro trabajo y pondremos al público al tanto cuando saquemos nuestras conclusiones” de los hechos, declaró el oficial a periodistas locales.

La investigación de ambos casos ha requerido el interrogatorio de decenas de personas, algunas de ellas en el extranjero, según el servicio de noticias Ynet.

En el “Caso 1000” se investiga si Netanyahu recibió los costosos regalos -como por ejemplo champán francés- a cambio de interceder por el empresario Arnón Milchen ante las autoridades de EU con el fin de que le concedieran un visado de diez años.

Netanyahu alega que los regalos eran los de un “amigo de la familia”, que eran recíprocos, y nada tienen que ver con favores.

Pero la Policía israelí llegó a plantearse incluso recabar el testimonio del ex secretario de Estado de EEUU John Kerry, aunque finalmente desistió por recomendación del asesor legal del Gobierno, Avijai Mandleblit.

El “Caso 2000”, más grave, analiza si el jefe de Gobierno negoció con Arnon Mozes, dueño del diario “Yediot Aharonot”, para mejorar la cobertura de su persona a cambio de legislar para controlar la distribución de su competidor, “Israel Hayom”, un gratuito que ha desestabilizado el mercado local de periódicos desde su creación hace una década.

Además de estos dos está el denominado “Caso 3000”, vinculado a un contrato de compra de unos submarinos a Alemania y la posible cesión de su mantenimiento a una empresa representada por quien también es su abogado personal.

Un cuarto caso, el “4000”, del que dieron cuenta medios locales a finales de enero, no ha sido confirmado por la Policía.