Internacional

Investigará ONU supuestos crímenes contra minoría musulmana en Myanmar

Por marzo 24, 2017 Sin comentarios

El Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas investigará presuntos abusos cometidos por las fuerzas de seguridad de Myanmar contra los musulmanes rohingya en el oeste del país, que podrían constituir crímenes contra la humanidad.

El órgano decidió la mañana de este viernes enviar una misión internacional de investigación al país asiático para establecer los hechos sobre supuestas violaciones a los derechos humanos de los miembros de esa minoritaria comunidad musulmana en el estado de Rakhine.

Miles de personas han abandonado Rakhine desde que el ejército lanzó una operación de seguridad en ese estado en octubre pasado en respuesta a lo que dijo fue un ataque de hombres armados rohingya contra puestos fronterizos, en el que murieron nueve agentes de policía.

En febrero pasado, un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) denunció que durante esa campaña militar se han registrado violaciones en masa y asesinatos.

En su resolución sobre Myanmar, adoptada por consenso, el consejo precisa que la misión internacional independiente debe ser enviado de forma “urgente” para establecer los hechos de las presuntas atrocidades a fin de “garantizar la plena responsabilidad de los autores y la justicia para las víctimas”.

El documento establece que el equipo de investigadores será designado por el presidente del Consejo de Derechos Humanos, Joaquín Alexander Maza, y deberán proporcionar un informe oral en septiembre próximo y un reporte completo en 2018.

La propuesta de resolución fue presentada por la Unión Europea (UE) y, aunque fue adoptada sin votación, algunos países como China, India y Cuba se desligaron del documento.

El consejo no pidió una comisión de investigación, que conduciría una indagación de más alto nivel, pese al llamado que al respecto hizo el relator especial de la ONU sobre los derechos humanos en Myanmar, Yanghee Lee, aunque sí prorrogó el mandato de éste por un periodo adicional de un año.

Instó al gobierno de Myanmar a continuar los esfuerzos para eliminar la apatridia y la discriminación sistemática e institucionalizada contra los miembros de minorías étnicas y religiosas, incluyendo las causas fundamentales de tal segregación, en particular en relación con los rohingya.

El gobierno de Myanmar se ha opuesto firmemente a una comisión de investigación, por lo que calificó como “inaceptable” la decisión adoptada este viernes por el consejo de la ONU.