Nacional

Miles son defraudados por pirámide de mexicano

Por marzo 5, 2017 Sin comentarios

Un mexicano se ha convertido en uno de los más buscado en España, la causa es por crear una empresa pirámide “que atormenta a 5,155 inversores”, la mayoría de España.

Según en un reportaje del diario español El País, el mexicano José Cancino de 46 años, es el presunto creador y arquitecto de una colosal estructura piramidal que recaudó entre 2011 y 2012 casi 30 millones de euros.

Su esquema de riqueza prometía una rentabilidad anual del 700%. Un sinsentido que no frenó a miles de personas entre ellas dos juezas españolas, un excongresista colombiano, mediáticos letrados y firmas de inversión mordieran el anzuelo de este enigmático empresario que se esfumó de España en mayo de 2012.

Su pirámide financiera más y 20 millones de euros, de ahorradores que pagaron entre 100 y 60 mil euros, desaparecieron. Los estafadores captaban fondos en selectas reuniones celebradas en sus oficinas de Madrid, Alicante y Valencia.

Cuando la máquina de la fortuna saltó por los aires, en mayo de 2012, las nueve cuentas bancarias controladas por la matriz española ya habían sido saqueadas.

Los responsables de la pirámide ordenaron antes de su desplome transferir más de 13 millones a cuentas del propio Cancino y a una constelación de siete sociedades mexicanas, según documentos a la que tuvo acceso el medio español.

Según el reportaje, el 18 de enero de 2011, José Cancino adquiere por 180,360 euros la sociedad Gran despliegue de medios. El vendedor de la empresa es Ramón Cerdá Sanjuán, un novelista de Ontinyent, Valencia, que comercializa por Internet sociedades que se activan en sólo una hora.

Presume de haber vendido ya unas 14 mil. Cerdá, cuyo vivero mercantil nutrió de compañías a implicados en las tramas corruptas Noos, Gürtel o Marsans, declinó declarar.

Cancino activa dos dominios de Internet, alquila un despacho en un enjambre de oficinas en el número 140 del Paseo de la Castellana de Madrid, adquiere un local en la capital por 116,200 euros y abre cuatro cuentas bancarias.

A pesar de su labor para hacer crecer su negocio, Cancino es casi invisible.

No existe una sola imagen de él. Sólo hay una foto de carné incluida en su pasaporte, el 005887817. Un documento que la Policía española reconoce porque fue entregado a las autoridades por el propio mexicano en sus gestiones ante la Brigada Provincial de Extranjería de Madrid. Las veinte personas que trabajaron en la oficina de la empresa de Cancino en Madrid no lo conocieron.

En torno a Jos→ é Cancino y sus colaboradores, tanto de España como de México, existen varias dudas de sus paraderos y hasta cuestionamientos de sus existencias.

“Estoy convencida de que Cancino no existe. Es una ficción creada por los responsables en España de la compañía para despistar la investigación”, asegura la abogada Virginia López Negrete, que representa a 120 afectados, entre los que figura ella misma con una cantidad que no desvela.

Entre secretos

La compañía tenía dos caras:

⇒ Una amable, que prometía la riqueza rápida de hasta un 700 % al año.

⇒ Y otra más oscura que ordenaba transferencias a México.