Nacional

Pelean por mantener el TLCAN

Por abril 28, 2017 Sin comentarios

Al igual que el resto del mundo, México sólo se enteró a través de la prensa que el gobierno del presidente Donald Trump sopesaba un proyecto de decreto para retirar a Estados Unidos del TLCAN.

Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores, dijo el jueves que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto de inmediato lanzó una batida diplomática. Eso derivó en una conversación telefónica entre Peña Nieto y Trump, y la promesa por parte de Washington de no abandonar el pacto comercial “por ahora”, así como un compromiso por parte de los tres países que lo integran para renegociarlo.

México y Estados Unidos aún tienen varios desacuerdos, pero “estamos avanzando en la dirección correcta”, dijo Videgaray.

Pero así como Trump advirtió que sigue preparado para abandonar el TLCAN a menos que obtenga “un pacto justo para Estados Unidos”, Videgaray resaltó que México tampoco tiene motivos para quedarse si las negociaciones son desfavorables para el país.

Videgaray narró la respuesta de México una vez que vio los reportes del proyecto de decreto, los cuales surgieron alrededor del miércoles a mediodía.

Los funcionarios mexicanos contactaron a varios interlocutores en el gobierno de Estados Unidos que, dijo, les indicaron que no se había tomado una decisión final y que el proyecto era una de las opciones a considerar como una forma de presionar al Congreso en Washington para que acelerara el proceso de acudir a la mesa de negociaciones.

La confirmación de Robert Lightizer, nominado de Trump como representante comercial de Estados Unidos y quien estaría al frente de las negociaciones del TLCAN, se ha prolongado más tiempo de lo previsto en el Senado.

Los funcionarios mexicanos siguieron dialogando y al final del día, Peña Nieto sostuvo una conversación telefónica de unos 20 minutos con Trump.

Videgaray dijo que el mandatario mexicano le dijo a Trump que estaba al tanto de la política interna de Estados Unidos, pero que firmar un decreto presidencial para sacar a ese país del TLCAN “tendría en México consecuencias, naturalmente muy negativas, y que para México sería prácticamente imposible negociar en esas condiciones”.

Trump y Peña Nieto “acordaron que no se optaría por esa vía, sino que seguiríamos por la vía de una negociación”, dijo.