Uncategorized

Quieren salvar la planta despepitadora

Por marzo 27, 2017 Sin comentarios

Productores agrícolas de San Pedro pidieron la intervención del Ayuntamiento para que se les respalde en la negociación ante la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por un adeudo que tiene la planta despepitadora Francisco I. Madero, pues buscan que este año puedan reactivarla. Dicha planta, que tampoco cuenta con agua potable, funciona como empaque de algodón y como centro de acopio de melón.

El año pasado la planta dejó de funcionar porque la CFE les interrumpió el servicio de la energía eléctrica por el adeudo histórico que arrastra. La temporada pasada se dejó de empacar el algodón y los meloneros tuvieron que rentar plantas móviles de energía eléctrica para poder embarcar la fruta.

Ante la cercanía de las cosechas, un grupo de productores solicitó el apoyo del alcalde Juan González para que les ayude a negociar la deuda ante la paraestatal, cuyo monto no se sabe, ya que la anterior administración, encabezada por Francisco Rojas no lo ha aclarado, incluso les dijeron que ya no iba a seguir funcionando porque era incosteable su mantenimiento, pero ellos buscan reactivarla para poder trabajar, ya que de ahí dependen muchas fuentes de trabajo.

Los campesinos provenientes de los ejidos El Nilo, Mayrán y Valparaíso dijeron que son alrededor de 100 productores de algodón los que se agrupaban en la planta y el último año que funcionó se maquilaron unas 10 mil pacas de la fibra, mientras que los meloneros embarcan al menos unas 50 toneladas diarias de la fruta.

“De ahí depende mucha gente y cada año, en la temporada de las cosechas se mueve mucho melón y algodón y nosotros queremos que nos ayuden a echarla a funcionar otra vez, independientemente de quien quede al frente de la administración, sino ¿cómo le hacemos para trabajar?”, dijeron los productores.

Agregaron que cada temporada se les cobra cierta cantidad por el uso de la infraestructura, pero los administradores argumentan que las cuotas que dan no es suficiente para sostener los gastos que genera. Ante esta situación, los productores insistieron que no se puede cerrar un espacio que genera una imporatante derrama económica para el Municipio, por lo que están pidiendo la intervención de las autoridades para que este año funcione.