Internacional

‘Reforma migratoria en EU es posible’

Por marzo 1, 2017 Sin comentarios

Donald Trump se mostró ayer martes por primera vez abierto a la posibilidad de una reforma migratoria, pero no abandonó las denuncias y críticas contra la inmigración ilegal que mantuvo durante su campaña electoral.

Durante su primera alocución al Congreso desde que asumió el poder, el mandatario dijo que una reforma migratoria debe privilegiar los méritos y las aptitudes profesionales, por encima de trabajadores poco cualificados.

Señaló que tanto republicanos y demócratas pueden avanzar en ese camino, siempre y cuando se tenga como guía mejorar los salarios de los estadounidenses, reforzar la seguridad nacional y restaurar un respeto por las leyes.

Sin embargo, no adelantó cuáles medidas tiene en mente para resolver el estatus de los 11 millones de inmigrantes que residen en EU sin autorización.

El jefe de la mayoría republicana en el senado Mitch McConnell dijo ayer martes que si Trump tiene una propuesta sobre migración, “estaríamos contentos de echarle un vistazo”.

Pero el jefe de la fracción demócrata Chuck Schumer señaló que Trump tiene mucho que hacer para alcanzar una reforma bipartidista.

“La comunidad inmigrante está justificadamente asustada de lo que el presidente Trump ha hecho. Su orden ejecutiva va más allá de lo propuesto por nadie más”, dijo a reporteros. “La gente tiene miedo”.

Cambiando el sistema actual de inmigración por un sistema basado en méritos, tendremos más beneficios”.
— DONALD TRUMP, Presidente de Estados Unidos

 Y VUELVE A SER TRUMP

Sin embargo, apenas unos minutos después de hablar de la posibilidad de una reforma migratoria, Trump también anunció la creación de una oficina en el Departamento de Seguridad Nacional dedicada a atender a los estadounidenses que resulten agredidos por inmigrantes sin autorización.

“Sus seres queridos nunca serán olvidados, siempre honraremos su recuerdo”, dijo dirigiéndose a las viudas de dos policías californianos asesinados por un inmigrante sin autorización en 2014 que acudieron como invitadas de honor de la Casa Blanca.

Desde su llegada en enero a la Casa Blanca, Trump ordenó intensificar las deportaciones de inmigrantes no autorizados, negar fondos federales a los gobiernos locales que rehúsen cooperar con autoridades migratorias y construir un muro a lo largo de la frontera con México.

El énfasis de Trump en los perjuicios que la inmigración ilegal representa para los estadounidenses contrastó con varios congresistas demócratas hispanos, que acudieron al discurso acompañados por activistas, familiares de inmigrantes recientemente deportados o por dreamers.

Horas antes de pronunciar su discurso, Trump dijo a puertas cerradas a presentadores televisivos que está dispuesto a considerar una reforma a las leyes migratorias que permita la legalización de numerosas personas que residen en EU sin autorización.

Nuevo veto

El presidente Donald Trump limitará el veto musulmán a las nuevas visas.

Una orden ejecutiva que se prevé sea firmada hoy para sustituir al veto musulmán que fue rechazado por una corte federal en enero no contempla anular las visas que los ciudadanos poseen y que están en vigor actualmente.

Tampoco cancelará los permisos de residencia ni las “green cards” de los nacionales de los países vetados, que, según The Wall Street Journal, siguen siendo Siria, Libia, Sudán, Irak, Irán, Somalia y Yemen.

No obstante, una fuente oficial dijo que Irak sería retirado de la lista.

Jueces y activistas denunciaron que el veto musulmán original era inconstitucional debido a que, pese a que prohibía la entrada de refugiados, hacia una excepción con las minorías religiosas -que son cristianas en muchos de estos países-.

Este trato diferenciado suponía, según los opositores, la discriminación con base en la religión de las personas.

Por tanto, la nueva propuesta excluirá esta excepción.

Durante su discurso de anoche comentó que EU van en contra del terrorismo islámico.