Internacional

Rusia dice que ha hallado fosas comunes en Alepo

Por diciembre 27, 2016 Sin comentarios

Tropas rusas han encontrado fosas comunes en Alepo, Siria, con cadáveres mutilados, que tienen señales de tortura, dijo el ministro de Defensa de Rusia el lunes.

Docenas de restos han sido descubiertos, de acuerdo con el portavoz del ministerio, el mayor general Igor Konashenkov, quien agregó que algunos cadáveres tenían heridas de balas.

Si bien la guerra en Siria ahora se conduce con morteros, tanques, y fuerza aérea, también se ha combatido de manera más cercana. Observadores de derechos humanos y periodistas han registrado varios ejemplos de masacres y torturas organizadas, perpetradas por el gobierno, la oposición y el grupo Estado Islámico.

La Fuerza Aérea de Rusia ha ayudado al presidente sirio Bashar Asad y sus enemigos a capturar Alepo, la ciudad más grande de Siria, tras semanas de sitio. Desde entonces, Rusia ha enviado policías militares a la ciudad.

Konashenkov también acusó a los rebeldes, que controlaron el oriente de Alepo antes de que fueran replegados este mes, de instalar varias minas y trampas por toda la ciudad, poniendo en peligro la población civil.

La organización Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, que junta información sobre el conflicto a través de contactos locales, dijo el domingo que al menos 63 soldados sirios y milicianos habían muerto debido a tales trampas en el oriente de Alepo desde que el gobierno le arrebató el control a los rebeldes el jueves pasado. El Observatorio dijo que las víctimas fueron una mezcla de personal que desactivaba minas y soldados o milicianos saqueando los distritos.

Mientras las fuerzas rusas y sirias consolidaban y aseguraban el oriente de Alepo, Asad daba señales de estar más confiado en su postura.

Asad ganó Alepo, pero otros decidirán el destino de Siria

En otras circunstancias, la captura de Alepo proyectaría un aura de invencibilidad al presidente sirio Bashar Asad, quien ha sobrevivido a casi seis años de revuelta. En cambio, la conquista ha subrayado su dependencia en poderes externos. Turquía, Irán y Rusia han inclinado los últimos acontecimientos a favor de Asad, y son esos tres jugadores -y tal vez la llegada del gobierno de Donald Trump- los que están mejor situados para determinar el final de la historia para Siria.

Las tres naciones se reunieron en Moscú la semana pasada para conversaciones sobre Siria que no incluyeron a ningún sirio, indicando que prefieren buscar un gran acuerdo entre las grandes potencias en lugar de uno interno entre el gobierno y la oposición.

La mejora de los lazos entre Rusia y Turquía -quienes apoyan a lados opuestos de la guerra civil- puede resultar en un cambio de juego con el potencial de poner fin a un conflicto que ha frustrado a los diplomáticos del mundo por más de cinco años.

Sus esfuerzos conjuntos en Siria -ahora hay un diálogo para alcanzar un cese del fuego nacional- reflejan un deseo de establecer esferas de influencia. Turquía podría abandonar su apoyo a los rebeldes que combaten a Asad a cambio de libertad de movimiento en una región fronteriza donde sus tropas están combatiendo al grupo extremista Estado Islámico y tratando de frenar el avance de las fuerzas curdas respaldadas por EU. Hassan, un analista sirio en el Tarar Institute que está en Washington, dijo que la cumbre en Moscú fue “un ejemplo perfecto de cómo la solución siria ahora es una gran negociación donde otros países hacen tratos en nombre de los sirios”.

EFE