Internacional

Rusia y OTAN reanudan contactos al máximo nivel tras paréntesis de tres años

Por marzo 3, 2017 Sin comentarios

Rusia y la OTAN reanudaron hoy los contactos al máximo nivel después de casi tres años de paréntesis, debido a la anexión rusa de Crimea en marzo de 2014, informó el Ministerio de Defensa en Moscú.

El jefe del Estado Mayor del Ejército ruso, Valeri Guerásimov, mantuvo una conversación telefónica con el presidente del Comité Militar de la OTAN, el general checo Petr Pavel, según el comunicado de Defensa.

La nota oficial destaca que esta conversación es “el primer contacto militar de alto nivel desde la decisión del Consejo de la OTAN de congelar las relaciones con Rusia”.

El diálogo entre ambos generales tuvo lugar “a iniciativa de la parte aliada” y durante él se intercambiaron puntos de vista sobre los actuales problemas en el ámbito de la seguridad europea y las perspectivas de restablecimiento de la cooperación a nivel militar.

Guerásimov llamó la atención de su colega aliado acerca de la preocupación de Moscú sobre el fuerte incremento de la actividad militar de la OTAN cerca de las fronteras rusas.

Ambos militares consideraron necesario dar “pasos mutuos para rebajar la tensión y para estabilizar la situación en Europa”, al tiempo que acordaron continuar tales contactos.

Esta semana también tuvo lugar en Moscú una reunión entre el subjefe del Estado Mayor ruso, general Alexandr Zhurabliov, y su homólogo británico, Gordon Messenger.

La reanudación de los contactos entre Rusia y la OTAN tienen lugar después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, llamara a reanudar la cooperación antiterrorista con Estados Unidos y otros países miembros de la Alianza.

Precisamente, en su primer contacto telefónico, Putin y el presidente de EE.UU., Donald Trump, coincidieron en que la prioridad de la cooperación bilateral debe ser coordinar la lucha contra el Estado Islámico y otros grupos yihadistas en Siria.

Al mismo tiempo, Putin acusó a la OTAN de aplicar en relación a su país una política de contención y recordó que en la cumbre de julio de 2016 en Varsovia, Rusia fue declarada “principal amenaza para la seguridad” de la Alianza Atlántica por primera vez desde 1989, cuando aún existía la URSS.