Nacional

Trump y yo no somos iguales: AMLO

Por marzo 3, 2017 Sin comentarios

Autócrata. Hugo Chávez. Ahora Donald Trump. Estas son sólo algunas de las definiciones y comparaciones que le han colgado a Andrés Manuel López Obrador por la forma con la que maneja a su partido, Morena, y por su ideología nacionalista y, para muchos, populista. Sobre Trump, el tabasqueño dice: “no somos lo mismo, no somos iguales”.

En esta segunda y última parte de la entrevista que concedió a El Siglo de Torreón, el aspirante a la presidencia de la República por tercera vez responde a algunos de los señalamientos de sus críticos y habla sobre si sus recorridos por Estados Unidos para hablar con la comunidad inmigrante atemorizada por las políticas trumpistas son con el objetivo de capitalizar votos para 2018.

→ Uno de los señalamientos más recurrentes hacia su persona es el temor de que se convierta en un autócrata, por las formas con las que se conduce dentro del partido Morena ¿Cuál es la postura de Andrés Manuel frente a esta crítica en específico?

Es parte de la propaganda en contra nuestra. Yo le diría a la gente de buena voluntad que revise cómo goberné en la Ciudad de México. Respeté al Poder Legislativo…

→ Porque era mayoritario a favor del partido en el poder…

No, el primer tramo no. El primer trienio era la oposición mayoritaria y no tuve ningún problema, hasta te podría decir que fue cuando avance más, se hicieron muchísimas cosas el primer trienio. Ya ganamos la elección intermedia y ya tenía mayoría, en ese entonces el PRD, partido que yo pertenecía. No hubo ningún problema, ningún tipo de imposición, ni nada. Por primera vez se eligió al presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México. Eso no se ha hecho nunca aquí en Coahuila, no sé quién sea, pero sin duda es un nombramiento de Moreira. Porque así se acostumbra, pero no sólo aquí en Coahuila, en todos lados, el gobernador nombra al presidente o la presidenta del Tribunal Superior de Justicia en los estados.

Bueno, yo fui Jefe de Gobierno, me fueron a ver los magistrados para decirme “cuál es la línea”. Elijan. Que los jueces y los magistrados del Poder Judicial del Distrito Federal, en aquel entonces, ahora Ciudad de México, elijan al presidente del Tribunal Superior de Justicia. Los jueces que fueron ascendiendo, yo mandaba las ternas porque así lo establece la ley, a la Asamblea Legislativa, y la terna era la que proponían los magistrados del Poder Judicial. Nunca nombré a un juez, nunca nombré a un magistrado y ya te estoy diciendo que nunca nombré al presidente del Tribunal. Bueno, nunca di una licencia para un notario público, nunca, ahí están los notarios de la Ciudad de México. ¿Cuál es la costumbre aquí en Coahuila y en Nuevo León y en Durango? Termina un gobernador y a sus amigos les dan licencias para tener notarías. Nunca entregué una concesión para taxi el tiempo que estuve. Ahora por eso me extraña que hable el presidente del PRI (Enrique Ochoa), que dio a conocer que tiene más de 100 concesiones de taxi. Le pedí que aclarara que si esas las había logrado antes o después de mi administración, por que yo no entregué nunca una concesión de taxi.

Entonces no somos iguales, cuando hablo de que va a haber un estado de derecho, es que va a haber estado de derecho; vamos a poner orden en el país y va a haber garantía para todos los ciudadanos.

→ Insoslayable, inevitable, el tema de Donald Trump, presidente de Estados Unidos que ha causado en poco más de un mes un terremoto en todo el mundo, y que obviamente ha impactado a México. Hay un reclamo de la ciudadanía respecto a la falta de acción del gobierno de la República y esto ha sido aprovechado por partidos de oposición, el PAN con Ricardo Anaya, Morena con Andrés Manuel López Obrador, para tratar de capitalizar este descontento. Lo hemos visto a usted haciendo recorridos en Estados Unidos. ¿Cuál es la finalidad específica de este recorrido o se trata de capitalizar en votos para 2018?

Mira, con todo respeto, no me compares con Anaya.

→ No lo estoy comparando, estoy señalando una acción.

Yo te entiendo, porque se habla mucho de eso, además tú eres periodista y estás obligado a preguntar todo. Nada más que Anaya es mafiosillo y por eso no me siento bien, es un aprendiz de mafioso. Porque nosotros estamos defendiendo a los paisanos, a los migrantes, por una cuestión de convicción, de principios, de ideales. Nosotros luchamos por eso, por ideales, por convicción; no por cargos. Si fuese por cargos yo ya sería presidente de México, si le hubiera yo garantizado a la mafia del poder que iba a actuar como pelele, como Calderón o como Peña, me hubiesen dejado pasar, no me hubiesen robado dos veces la presidencia.

Vamos entendiéndonos. No es el quítate tú porque quiero yo. La vida es demasiado corta para desperdiciarla en cosas que no valen la pena. Ocupar un cargo sin transformar no tiene sentido, no es la ambición al poder ni la ambición al dinero lo que nos mueve. Nosotros tenemos convicciones, ideales. Nosotros estamos viendo que hay una lanzada en contra de los migrantes, injusta completamente; están queriendo equiparar a los mexicanos con los judíos que injustamente fueron perseguidos por Hitler. Es una barbaridad el que haya esta persecución de migrantes, y en especial de migrantes mexicanos y en contra de México.

Entonces no nos podemos quedar con los brazos cruzados, tenemos autoridad moral y política. Donald Trump le puede levantar la voz a Peña y lo humilla, le habla por teléfono y lo calla, porque así sucedió, lamentablemente. Hablan por teléfono y le dice: “ya no vamos a tratar el tema del muro”, y ya Peña no vuelve a hablar de eso, da pena que esto esté sucediendo. Bueno, nosotros qué hacemos, pues vamos a decirle allá en los Estados Unidos a los paisanos: “no están solos”, vamos a defenderles y voy a ir a la ONU a presentar un escrito, lo que no hace Peña, porque Peña debe presentar una denuncia por violación de Derechos Humanos y por discriminación racial en la ONU.

→ Lo están planteando. Lo acaba de decir recientemente el secretario de Relaciones Exteriores, Videgaray.

Sí, porque lo venimos planteando nosotros y ahora ya no les queda más que decir: “vamos a revisarlo, si es necesario lo haremos”.

→ ¿Le copiaron la idea?

Siempre copian, pero en esto sí queremos que nos copien porque se tiene que presentar la denuncia en la ONU. Todos los gobiernos que pertenecen a la Organización de Naciones Unidas han firmado una carta de Derechos Humanos, es una constitución que existe, se firmó en los años…

→ En el 48.

Y esa carta la suscribió el gobierno de Estados Unidos, incluso el que proclama los cuatro derechos fundamentales que había que respetar fue el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt, como en el 42: el derecho a la libertad de palabra, el derecho a la libertad de culto, el derecho de vivir libres de miseria, o sea, que es el derecho humano fundamental; el derecho a la vida. La vida digna. Que es lo que hacen nuestros paisanos, van a buscarse la vida por necesidad no por gusto. Y el otro derecho es el derecho de vivir libres de temores, de miedos. Muchos mexicanos se han ido por eso, por la violencia e inseguridad.

Entonces nosotros vamos a acudir a la ONU porque no lo está haciendo el gobierno de México. Tengo una cita con el comisionado de Derechos Humanos de la ONU para el día 14 de marzo, me voy a entrevistar con él en Nueva York, y el día 15, al día siguiente, me voy a Washington y vamos a presentar una denuncia en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA. El primer caso en la ONU es un escrito porque le corresponde al gobierno, son trámites que tienen que hacer los gobiernos. Pero como no lo hace el gobierno mexicano vamos a presentar nosotros el escrito, y que conseguimos nosotros esta entrevista que es importante; con el comisionado de Derechos Humanos. En el caso de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington, ahí sí todos los ciudadanos podemos presentar denuncias por violación de Derechos Humanos, y estamos ahora acopiando firmas para esta denuncia. Deben haber firmado ya por la vía electrónica como 3 o 4 mil ciudadanos, pero eso es lo que estamos haciendo.

→ Última pregunta. Lo han comparado a usted con Hugo Chávez. Y ahora sus detractores lo comparan con Donald Trump, en toda esta ideología nacionalista. Sabemos que uno de los pilares de su analogía sí es el nacionalismo, pero quisiera que en palabras de usted marcara esa diferencia, si es que existe, entre el nacionalismo que ustedes proponen y el nacionalismo que está llevando Donald Trump.

Pues nosotros lo que buscamos es que se respete la soberanía de México, que no se intervenga. México es un país independiente, libre, soberano. No puede ser dominado por ningún país extranjero. No podemos convertirnos en una colonia, un protectorado de ningún gobierno extranjero.

→ ¿Lo ve en México hoy?

De manera indirecta hay mucha influencia. Bueno, esto mismo que estamos hablando, de cómo el presidente de México, Peña Nieto, no representa al pueblo de México y no defiende con firmeza la soberanía nacional, ese es caso claro. Sin embargo, nosotros no apostamos al patrioterismo que eso es lo que está haciendo Donald Trump. Él está desatando odios, explotando el nacionalismo estadounidense, un patrioterismo de decir: “Estados Unidos es primero, América es primero”. Ellos piensan que América es Estados Unidos. Pero esa es la consigna muy hitleriana. “Estados Unidos primero”. ¿Qué decimos nosotros? Nosotros decimos: no es Estados Unidos primero ni es América primero; primero es construir aquí en la tierra el reino de la justicia y de la fraternidad universal. Nosotros estamos luchando por un mundo sin fronteras, sin odios, sin rencores, un mundo en donde haya justicia, en donde se aplique el principio universal del amor al prójimo. Entonces por eso luchamos. No somos lo mismo, no somos iguales.